Jan von Hofacker

Director gerente

El agua es la fascinación de Jan von Hofacker. En su belleza, pero también como elemento primario. Siempre ha permanecido cerca del agua a lo largo de su vida: creció cerco del Lago Starnberg, donde aún sigue viviendo hoy. Parte de sus años escolares los pasó cerca del Lago Ammer, su trabajo como banquero cualificado y BA le llevaron de forma temporal a Hamburgo. Su sueño de siempre fue moverse en el agua como un delfín, desplazarse sin esfuerzo como Michael Groß. La película El Gran Azul le impresionó mucho: “Para mí eran imágenes con una fuerza increíble.” A la pregunta, de si el POWERBREATHER le acerca un poco más a su sueño, Jan responde: “Sin lugar a dudas. Lo probé primero en el mar y estaba entusiasmado. Por primera vez puede nadar durante media hora y glorificarme por la belleza de estar en el agua. Contemplar a través de las gafas hacia el fondo... y no pensar en nada más. Le digo a todo el mundo: nadar con el POWERBREATHER es adictivo. Sobre todo en el mar. Pero es algo que hay que experimentar.“

Como empresario debes saber esperar
Profesionalmente, para Jan el POWERBREATHER es la simbiosis que une el deseo de construir algo como empresario y su pasión por los “deportes”. Ya en su etapa como universitario, supo que en el futuro su papel sería protagonista. “Quiero cambiar las cosas. Es un deseo muy fuerte el que tengo.” En el mundo de las finanzas se hizo un nombre con un concepto de financiación completamente nuevo a comienzos de este milenio. Sin embargo, la crisis financiera global que estalló con la insolvencia de Lehman Brothers cortó de golpe sus altos vuelos. Una experiencia que le ha dejado marca en lo relativo a saber elegir a sus socios , el producto, el modo de tratar los asuntos. Jan, cuyo mejor tiempo en maratón está muy por debajo de las tres horas, dice: “Durante los años en que tuve que aprender a no liderar siempre, sino también a estar por los demás, su creatividad y sentido de responsabilidad. El realismo y la habilidad de saber esperar son rasgos importantes de un empresario.“
Ya sea practicando jogging o ciclismo, windsurf, esquí de fondo o – últimamente – incluso parapente: para Jan es fundamental la práctica en exteriores. En esas situaciones un buen equipo no es un símbolo de estatus, sino que demuestra su calidad principalmente en la comodidad y filosofía de servicio de su fabricante. Exigencias que él también aplica a AMEO y sus productos: “Una máxima cercanía a los clientes es increíblemente importante. Por ello, me encanta estar en la piscina ajustando el POWERBREATHER para otros con mis propias manos. Ahí es donde me entero: ¿de qué va el asunto?”

Todo lo que haces siempre te recompensará o castigará
Hoy, Jan no puede imaginar su vida como la de un director gerente a nómina: “Por ello, mi forma de pensar es demasiado holística. Solo hago aquello por lo que puedo responder con mis propios valores. Quiero alcanzar mis objetivos con buenas sensaciones.” En la misma medida, tuvo que esperar bastante para el POWERBREATHER, hasta que llegó el momento en que se sintió “bien y fue apropiado lanzarlo.” Ahora, en 2015, el momento finalmente ha llegado.


„El deporte es uno de mis elementos. Necesito moverme en la naturaleza, así como encontrar mi equilibrio. Es una necesidad.“

„Me siento cómodo siendo el responsable, porque… también me gustan los desafíos.“